Té de gengibre

¿Alguna vez has tomado un verdadero té de jengibre fresco? Es calmante y vigorizante al mismo tiempo. El té de jengibre se ha consumido durante siglos, y sin embargo, sólo recientemente ha cruzado mi radar. ¡Me encanta!

El té de jengibre es una encantadora bebida ligeramente picante para calentarse en los días fríos. Es una alternativa ligera y sin alcohol a la gorra de noche. Alivia el malestar estomacal y alivia la indigestión si te excedes en esta temporada de fiestas (¿no lo hacemos todos?).

Con todo, la receta del té de jengibre fresco es una excelente bebida para mantener en su repertorio este invierno. ¿Listo para hacer un poco?

Preparación

➧ Rebana tu jengibre fresco. No necesitas pelarlo primero, pero enjuágalo y quita cualquier suciedad visible. Planee usar un trozo de jengibre de una pulgada por cada taza de té.

➧ En una cacerola, combine el jengibre con agua fresca (use una taza de agua por porción).
Ponga la mezcla a hervir a fuego alto. Reduzca el fuego según sea necesario para mantener un hervor suave.

➧ Cuézalo a fuego lento durante cinco minutos (o hasta 10 minutos, si quieres un té extra fuerte). Normalmente pienso que es lo suficientemente picante a los cinco minutos.

➧ Vierta el té a través de un colador fino para atrapar todo el jengibre. Si lo desea, sirva el té con una rodaja fina de limón o naranja para obtener una acidez complementaria. También puede apreciar una ligera llovizna de miel o jarabe de arce, que templará el ardiente sabor del jengibre.

Deja un comentario